política

Las mujeres reivindican sus derechos a través de las asociaciones

– Hola buenos días, discúlpeme, ¿tiene usted un momentito?, somos de la asociación de mujeres…., ¿nos conoce?,

– No, gracias a Dios, yo no he tenido que utilizar eso.

Esta era la respuesta de una señora de unos 60 años a la pregunta de si nos conocía, hablándole de nuestra asociación de mujeres, imagino que directamente su cerebro había llevado nuestra pregunta a la parte en la que el marido pega a su mujer, y a todas esas cosas que vienen a la cabeza de mucha gente en cuanto hablamos de asociaciones de mujeres. -“A mi marido le han dicho que
tenga cuidado!, que a ver dónde me voy a meter y lo tengo que dejar”-. (Frase de una socia de una asociación de mujeres). Estos son los pensamientos que generan la idea de una asociación de mujeres; a mí me hubiese salido un “¿pero tú que te crees que hacemos nosotras en la asociación?, pero claro yo para ese tema no conozco el miedo. -Sabes lo que me ha dicho mi marido?, -claro! como te juntas con tu amiga la separada-, Es otra frase típica que escuchan las mujeres al hablar de asociaciones de mujeres. En este último caso el marido era de veintipocos años, y así podría seguir un libro, pero no es el caso de este artículo, el caso de este artículo es contar lo que se mueve dentro de las asociaciones de mujeres, las AAMM.

Las AAMM son entes, constituidos por mujeres, cada una con unos fines y objetivos muy bien definidos. Las hay de todo tipo, desde las que defienden los derechos de las mujeres como consumidoras, ¿te suena consumo?, ¿te suenan tus derechos como consumidora o consumidor?, también las hay, que sirven para el descanso de las mujeres, después de hacer la casa, la comida, l@s niñ@s, el trabajo se reúnen en la sede para tomar cafecito y echar unas risas, ¡que todo no van a ser penas coño!, y así al día siguiente son capaces de levantarse y coger otra vez el toro por los cuernos; otras, en las que a pesar de que las socias no participan, no renuncian a tener una participación en las instituciones públicas y a que la mujer como tal se quede sin voz ni voto. Sigo…, mujeres pensionistas que indignadas por la ridícula subida de las pensiones se unen a la protesta nacional y devuelven las cartas que ha mandado el gobierno recordándoles “la subida” de las pensiones, algunas políticas y reivindicativas que se dedican a ayudar a colectivos desfavorecidos y a la lucha por el feminismo que tanto bien ha hecho a la mitad de la humanidad y hará a toda la humanidad y todo de forma voluntaria, restando tiempo personal, porque son mujeres con inquietudes que no se conforman, son mujeres que hacen política, porque la política lo engloba todo, desde la obligación hasta la devoción pasando por la salud y la enfermedad y disfrutando del ocio, sexualidad incluida, que a pesar que pueda parecer “pecado” es mucho menos pecaminoso ver a dos personas juntas en una misma cama, -desnudas o vestidas, eso como tú te las quieras imaginar- que verlas disparándose o muertas, que ver a niñ@s famélic@s por la pobreza o la guerra y sin embargo de eso ya nadie se escandaliza.

Las AAMM no conspiran contra el hombre, no conspiran contra la sociedad, mujeres como las que participan en la mayoría de las asociaciones son las que consiguieron que hoy las mujeres tengamoslo que tenemos; derechos y libertades, que ha habido que luchar mucho para conseguir muchas cosas!!, ¿te imaginas como vivían las mujeres cuando tenían que ir a la playa en pantalón largo?, como fueron esas desvergonzadas que osaron la quitarse el pantalón en la playa, por Dios!, por Dios!, por Dios!!

 

Deja un comentario